Mascultura

Mascultura

Arte, cine, libros... +cultura

Intento de hacer la cultura más cercana sin olvidar que su categoría es universal


Atenderé tus sugerencias en mascultura@dirigetumedio.com

Raúl del Pozo recibe el Glauka, "un premio emocionante porque lo dan los puros lectores”

ACTUALIDADPosted by Amparo López 11 Jun, 2015 22:54:53
Raúl del Pozo recibió ayer en Cuenca el Premio Glauka 2015 pero lo que conmovió al escritor, había asegurado que recibir el premio ya era emocionante, fue el homenaje que recibió de sus paisanos de La Torre, la aldea de Mariana, donde nació y vivió su infancia, ese tiempo con el que se reencontró.
El escritor y periodista, el hombre que, como Borges, sueña con una biblioteca “con una biblioteca infinita que me pertenece” recibió en Cuenca un nuevo premio, el XXIV Premio Glauka por escribir cuando, como confesó, para él escribir es una delectación.

“Para mí, un vecino de La Torre en el municipio de Mariana, el libro y la palabra fueron mi gran amor de juventud y después se convirtió en un oficio y después en una pasión”, comenzó su exposición ante una nutrida representación de la Asociación Amigas de la Lectura de la biblioteca pública “Fermín Caballero” que eran las que le hacían entrega del premio, pero también, ante los amigos y paisanos que le trajeron al salón de actos donde se celebró el acto la remembranza, lo que constituyó un doble premio, una nueva delectación.

Y algunos de esos recuerdos desgranó “cuando yo bajé en mi bicicleta de La Torre a Cuenca, uno de los prodigios que descubrí fue la biblioteca pública. No digo que me ocurriera lo que a Alberti cuando entró por primera vez al Museo del Prado porque para mí Baroja era como Zurbarán... Ahí me enganché. Me engaché a los libros y esta tarde además recibo un premio de esa biblioteca de mi juventud, de ese grupo de esforzadas mujeres que también ha hecho de la lectura una pasión”, sintiendo con ellas y como ellas a las que también les reconoció “haber comprendido aquel pasaje de Las mil y una noches cuando nuestra alma, loca de disfrutar de la belleza del cielo y de la literatura de los jardines y la dulzura de la brisa. no queda más que un único remedio, leer”.

“El libro es un arma poderosa, tan poderosa como los cañones. En la influencia de los Médicis el que llevaba un libro era tan respetado como el que llevaba un arcabuz. En este viaje a Cuenca, en este viaje a la biblioteca me reencuentro con lo mejor de la ciudad que son sus mujeres, las que aman a los libros como aman a sus amantes”.

“Quiero decir que lo poco que sé, la mayoría lo aprendí en las conversaciones con los pastores, con los resineros, con los labradores de mi aldea y de mi pueblo y lo que leí en la biblioteca pública. Eso es algo que nunca se olvida”. Donde radica para el escritor el origen de lo que luego ha sido “de ahí, de esos vocablos maravillosos, de esos sonidos que aún me emocionan al escucharlos aprendí el oficio. Lo único que tengo que hacer durante toda mi vida es intentar que no se contaminen”, reconoció.

“A estos talleres de lectura protagonizados por mujeres les quiero dedicar mi teoría sobre el nacimiento de la literatura. Yo pienso que fueron las mujeres griegas mientras daban de mamar a sus niños las que inventaron la literatura. Les contaban a sus hijos todas las mentiras que contaban los griegos que habían en el mar sirenas, dragones, medusas, arpías... y los niños se dormían”.

Y sobre la Asociación Amigas de la Lectura de Cuenca “es emocionante, por las mujeres de la bibilioteca ‘Fermín Caballero’ que asumen un papel de ilustración. Es un premio emocionante y democrático porque lo dan los puros lectores. Su trabajo es heroico en esta ciudad extraña, hermosa, misteriosa que siempre tuvo vocación de Atenas”.

Y de la ciudad recibió el homenaje a través de Glaukas anteriores como María Luisa, Miguel Romero u Olga Lucas, pero y, a pesar de la advertencia de Carmen Posadas, Premio Glauka 2014, a través de un escrito a él dirigido, a Raúl del Pozo lo que le pilló desprevenido y le tocó fueron los testimonios y recuerdos de los que procedían de La Torre, del origen, donde queda aquel que uno fue y donde hay que retroceder para con él encontrarse, y al que se retrotrae en cada envite que llega con un simple “Raúl, ¿te acuerdas?”.

  • Comments(0)

Fill in only if you are not real





The following XHTML tags are allowed: <b>, <br/>, <em>, <i>, <strong>, <u>. CSS styles and Javascript are not permitted.