Mascultura

Mascultura

Arte, cine, libros... +cultura

Intento de hacer la cultura más cercana sin olvidar que su categoría es universal


Atenderé tus sugerencias en mascultura@dirigetumedio.com

Extensa presencia de la poesía trovadoresca en la corte de Alfonso VIII

CICLO ALFONSO VIIIPosted by Amparo López 28 Apr, 2014 22:47:45
Fue la última del ciclo de conferencias titulado “La tierra de Cuenca en tiempos de Alfonso VIII”, un ciclo que ha sentado la estructura de la sociedad que empezó a gestarse con Alfonso VIII y Leonor de Plantagenet. Y en su corte, con presencia de Leonor y el apoyo que emprendió Alfonso VIII empresas de apoyo a la cultura, se fijó el tema de esta ponencia.

La titulada “La literatura en tiempos de Alfonso VIII en Cuenca”, a cargo del catedrático de Literatura de la UNED, Miguel Ángel Pérez Priego, fue una reveladora exposición para el deleite del público asistente que supo de las costumbres a través de poemas donde doncellas y enamorados gozaban del amor cortés.

Al final, el catedrático afirmaba que “aunque no se trató de una gran literatura salvo en el caso del “Cantar de Mío Cid” en el reinado de Alfonso VIII, sí hay primeros pasos que se irán consolidando. Eso se refleja en la extensa presencia de trovadores y poesía trovadoresca; se refleja en los inicios de una poesía escolar a la sombra de unos estudios generales, se refleja en la exclusión de una poesía heroica y política, en los comienzos del teatro religioso de cierta inspiración realista...”

“En su canto esta doncella aparece a la manera de las cantigas de amigo -Miguel Ángel Pérez está hablando del poema Razón de amor-. La doncella expresa su enamoramiento en curiosos términos, casi políticos e imperiales y expresa también sus celos. su temor a ser engañada con otra más bella y cortés. El escolar -que la está oyendo- sale a su encuentro y hay un intercambio de razones, entendiendo que son enamorados sin haberse conocido”.

Este poema anónimo se hace eco de la corte de Alfonso y Leonor. Se dice escrito por un escolar que tiene una visión de una doncella que tiene amores. “Son enamorados de oídas, -comentaba Pérez sobre lo curioso de esta fórmula- lo que en la poesía de entonces era amor de lejos, eran amantes porque habían intercambiado regalos con anterioridad o porque había intervenido un tercero llevando mensajes”. Sin conocerse personalmente hasta ese momento, se reconocen “al ver los regalos que intercambiaron, unos guantes, un collar, un anillo, ella, una cinta”, explicó el catedrático de Literatura. Una vez introducido ese reconocimiento los amantes en “un momento exultante de gozo erótico que se manifiesta particularmante en los apasionados besos de la doncella”, señalando que el beso es muy poco frecuente en la poesía.

El profesfor aseguró tratarse de “un poema fácil, un tanto misterioso, difícil de interpretar” pero del que había que resaltar que “refleja la fusión de dos corrientes poéticas: la trovadoresca y la escolar. En el encuentro, el desenlace erótico, el escolar se nos remite a ese ambiente cómico e intelectual. Sin embargo, la cortesía, las maneras corteses, las prendas de amor, el amor de lejos son ingredientes del mundo trovadoresco, prueba de esa magnífica fusión de las dos corrientes citadas”, como explicó Miguel Á. Pérez.

Elementos simbólicos del poema han dado lugar a múltiples interpretaciones, desde la religiosa que ha querido ver en los vasos elementos sagrados, el cáliz, a la pagana que ha visto en la paloma el símbolo de la diosa del amor y elementos simbólicos que vemos por todas partes.

Otra obra que abordó en su intervención fue como obra mítica del género, “crítica contra los abusos políticos y administrativos para restaurar el asunto que había dado a esta literatura”, hablaba del “Cantar de Mío Cid”. En el que se reflejan las virtudes del gobernante, sentimiento de lealtad y justicia pero también lo que se podría llamar económica, preocupación por la sociedad familiar, por la mujer y las hijas; el bienestar material y la retauración de la honra que tan presente está en esta época.

Sólo le quedaba al profesor tratar de otro género, sobre el que “hay algún apunte”: espectáculos teatrales. En la catedral de Toledo había representaciones religiosas, el “Auto de los Reyes Magos”, obra anónima, con alguna escena que podría recordar incluso la corte de Alfonso VIII. El auto pone en evidencia la búsqueda de la verdad y el saber, del conocimientos, preocupación del Renacimiento del siglo XII. Se trata de una pieza llena de valores y sabiduría.

MESA REDONDA
Cerrando el ciclo solo queda la mesa redonda que se celebra esta tarde titulada “Alfonso VIII en la narrativa conquense actual” y contará con la intervención de Augusto Brunyel: “Alfonso, historia de una voluntad”; Jesús de las Heras: “Alfonso, el de las Navas” y Javier Semprún: “El último sueño de Al-Ándalus”.

  • Comments(0)//mascultura.dirigetumedio.com/#post311